Posted by on 8 Noviembre, 2017

La doctora Louise Banks analiza la escritura ideográfica de los heptápodos en la cinta The arrival.

The arrival, cinta estadounidense que explora el tema de la comunicación entre extraterrestres y seres humanos, obtuvo ocho nominaciones a los premios Oscar en 2017, incluyendo el de mejor película. 

ESTE TEXTO CONTIENE MÍNIMOS SPOILERS 

 

Fernando Cruz Quintana

Difícilmente la lingüística podría ser un tema en una historia de ciencia ficción. Menos probable es que lo sea en un relato cinematográfico sobre alienígenas. El filme The arrival (Denis Villeneuve, 2016), es la excepción. De las obras que han aparecido en nuestra “Estantería”, esta es la primera película que reseñamos en Lengua Viva

La trama de The arrival gira en torno a la doctora Louise Banks, experta en lingüística y en el tema de las traducciones, sobre quien recaerá la responsabilidad de dirigir un equipo para comunicara los seres humanos con los heptápodos.

The arrival es una cinta adaptada de la novela corta Story of Your Life (Ted Chiang, 1998) y cuenta la historia de una invasión extraterrestre a la Tierra y del intento de los seres humanos por comprender los motivos de aquella incursión planetaria. Un justo medio entre el apego a las convenciones y la transgresión conduce la narrativa de la película. Aunque a lo largo de la trama se observe en la humanidad una tensa calma por no conocer los intereses de los alienígenas, poco a poco se descarta esta opción; una de las contravenciones más hermosas del filme es precisamente que no hay un enfrentamiento violento entre terrícolas y los viajeros de otro planeta que nos visitan (nombrados “heptápodos” por su anatomía de siete extremidades).

La trama de The arrival gira en torno a la doctora Louise Banks, experta en lingüística y en el tema de las traducciones, sobre quien recaerá la responsabilidad de dirigir un equipo para comunicar a los seres humanos con los heptápodos. ¡Qué tarea tan difícil la de intentar comprender lo que un ser completamente ajeno a mí quiere decir! Si esto nos ocurre con algún extranjero, tenemos el alivio de que al menos con algunas señas corporales —erróneamente llamadas “universales”, como bien nos enseña el filme— podemos establecer un mínimo de entendimiento.

Después de muchos meses de reuniones entre humanos y heptápodos, en los que las comunicaciones visuales de ambas razas rinden algunos frutos en pos de la comprensión, Louise Banks y su equipo comienzan a entender algunas expresiones. En este punto se produce uno de los eventos fundamentales en la trama: al tiempo que la doctora Banks descifra el código de la lengua alienígena entre “balbuceos” de imágenes, aprende con ello una manera muy particular de comprender la realidad.

La premisa de la película está basada en la filosofía del lenguaje y en la llamada “hipótesis Sapir-Whorf”, que, a grandes rasgos, menciona que la manera en que un hablante concibe la realidad y genera su pensamiento está determinada por la estructura gramatical y sintáctica de su lengua. Esta hipótesis es válida no sólo en la película: nuestra cosmovisión depende en gran medida del idioma que hablamos. Por ejemplo, pensemos en la distinción que en español hacemos entre “usted” y “tú”, y reconozcamos que algunas lenguas sólo tienen una palabra para referir a la segunda persona gramatical. ¿Qué diferencia habría si no tuviéramos ese término formal para dirigirnos a alguien? ¿Seríamos más iguales si no hubiera esta diferencia en nuestras menciones personales?

La premisa de la película está basada en la filosofía del lenguaje y en la llamada “hipótesis Sapir-Whorf”, que, a grandes rasgos, menciona que la manera en que un hablante concibe la realidad y genera su pensamiento está determinada por la estructura gramatical y sintáctica de su lengua.

Siempre he pensado que el mundo es tan grande como las lenguas que existen para conceptualizarlo y designarlo. Que existan palabras intraducibles es un indicativo del poder que tiene un idioma en la construcción de la realidad. En The arrival, la protagonista experimenta la transformación de su propia realidad por el aprendizaje de una nueva forma de expresión extraterrestre.

Algo que hace aún más interesante esta historia es que el habla de los heptápodos permite una concepción del tiempo completamente distinta de la que tenemos los humanos. Conforme avanza en la comprensión de la lengua extraterrestre, Louise Banks comenzará a evocar no sólo sus recuerdos, sino también momentos precognitivos de su futuro. En este punto otro tipo de preguntas filosóficas pueden surgir en los espectadores: ¿cómo viviríamos teniendo plena conciencia de nuestro futuro?, ¿cambiaría eso nuestra actitud para siempre tener una resignación determinista?, ¿sería esto un impulso para modificar nuestro presente en espera de alterar positivamente el porvenir? Algunas de estas inquietudes son también las de la protagonista del filme.

Decir que The arrival es solamente un filme de contenido lingüístico sería injusto. En la obra podría verse también el tema antropológico del choque de dos culturas o un giro en la ciencia ficción en el que una invasión alienígena no es sinónimo de conflicto interplanetario. Las múltiples lecturas son indicativas de una cinta que sabe ser transgresora en la moderación: con unos pasos en lo tradicional y otros en la ruptura de los códigos, The arrival se afianza como una de las películas más atípicas sobre extraterrestres.

 

The arrival

Dir. Denis Villeneuve

Estados Unidos, 2016, Paramount Pictures

Comments

Be the first to comment.

Leave a Reply


You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*