Posted by on 8 Noviembre, 2016

image_print
6072636456_4f9ef9849e_zLa palabra japonesa «komorebi» habla de luz del sol que se filtra entre las hojas de un árbol

Con Lost in Translation, Ella Frances Sanders nos ofrece un libro para coleccionistas de palabras intraducibles de todo el mundo.

 

Fernando Cruz Quintana

¿Qué impulso cultural o natural lleva al ser humano a coleccionar cosas? ¿Por qué descubrimos o nos asignamos la tarea de tenerlo todo de una especie? Muchas veces se reconocen a la razón y al lenguaje como los elementos que nos diferencian de los animales pero siempre he pensado que bien podríamos añadir al coleccionismo como uno más de ellos (¿hommo collector? ). Lost in Translation: An Illustrated Compendium of Untranslatable Words from Around the World es un ejemplo de cómo este tipo de prácticas también pueden llevarse a cabo con inmaterialidades.

Ella Frances Sanders, la autora de este libro, enfoca su pulsión colectora en vocablos que son intraducibles al idioma inglés. En este compendio, las palabras se muestran desprovistas de su función utilitaria: sólo son expresadas para hablar sobre sí mismas. A la usanza de un diccionario —pero uno hermoso e ilustrado por la misma autora—, Lost in Translation despliega voces y sentidos; pero en este caso, al trascender una sola lengua, inimaginables ejemplos nos revelan la infinita complejidad del ser humano.

La selección de términos únicos —irrepetibles e intraducibles— de la obra es un ejemplo de cómo la palabra puede modificar nuestra relación con la existencia. La realidad material existe de manera independiente de nuestras expresiones, pero el verbo, al enunciarse, desdobla una posible mirada de algo que antes se encontraba oculto. Tómese como ejemplo la palabra «cafuné» que aparece en el libro. Este vocablo del portugués brasileño se utiliza para designar el acto de pasar los dedos por el cabello de la persona amada. ¿Alguien había pensado antes que eso podía tener un nombre? Sabemos la sensación que produce esta actividad: es inconfundible y enormemente placentera, pero difícilmente la tendríamos tan presente si no contáramos con esta voz que la designa y que ahora conocemos.

La selección de términos únicos de Lost in Translation es un ejemplo de cómo la palabra puede modificar nuestra relación con la existencia.

El trabajo de Frances Sanders es afortunadamente arbitrario: no existe una manera de hacer una taxonomía de las palabras. Si «cafuné» daba cuenta de una muestra de afecto, ¿cómo encasillar la árabe «gurfa», que expresa la cantidad de agua que puedes guardar en la palma de tu mano? La medida podría parecer poco práctica, excepto para los momentos en que debes realizar una fosa defensiva alrededor de un castillo de arena, como explica la autora.

De entre las más de 50 palabras compendiadas me encanta la indonesa «jayus». Este término habla de un chiste tan malo y tan mal contado que lo único que ocasiona es la risa de quienes lo escuchan, no por el chiste mismo sino por la falta de astucia y gracia. Es realmente una pena que cueste tanto importar terminología de otros idiomas por medio de una decisión individual.

Si el aprendizaje de las palabras abre paso al milagro de la creación de nuevas realidades, también es cierto que el proceso puede darse de manera inversa y ser la vida misma la que genere nuevas expresiones. Aunque Lost in Translation sea un libro publicado —y por tanto concluido—, podemos elaborar nuestro propio listado de vocablos que sean rarezas terminológicas. Lanzo el reto a los traductores para que transporten el sentido de las palabras «cuentachiles», «órale» o «chingaquedito» del español mexicano a otras lenguas.

Más allá de la colección de palabras, Lost in Translation ofrece múltiples miradas hacia la compleja naturaleza humana. Si el mundo es tan vasto como maneras para referirlo tenemos, permitamos expandirlo por medio del conocimiento de voces de otras lenguas. El asombro que nace en medio de los destellos de nuevos sentidos es la mayor recompensa para cualquier coleccionista de palabras.

 

lost-in-translation-ella-frances-sanders

Ella Frances Sanders.

Lost in Translation: An Illustrated Compendium of Untranslatable Words from Around the World.

Estados Unidos: Ten Speed Press, 2014.

Comments

Be the first to comment.

Leave a Reply


You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*