Posted by on 31 Octubre, 2017

Los dos Sócrates: filosofía y futbol

La filosofía y el futbol, en este caso, son inseparables

Los dos Sócrates son futbol y filosofía. Un extraordinario jugador y un diálogo platónico pueden darnos muestras del origen de las palabras

 

Gabriel Hernández Soto

 

En todo hogar existe un momento idóneo para solventar cruciales discusiones filosóficas: la hora de la “sobremesa”. En mi familia, ese momento servía para que el Checo y yo nos enfrascáramos en una discusión bizantina: quién era el mejor futbolista de la historia. El Checo, a quien yo acusaba de un excesivo romanticismo causado por un evidente ataque de nostalgia, defendía la tesis peleísta; en cambio, yo postulaba la maradoniana. Mi madre siempre se quejaba de que tratáramos temas tan banales. Un buen día, como tocada por el hado de la sapiencia, descalificó a mi contrincante con una frase que ni siquiera yo hubiera osado esgrimir: “Ni siquiera sabes quién fue Sócrates, y te quieres dar aires de pensador”.

“Claro que sé quién fue Sócrates. También conocido como “El doctor”, Sócrates es el mejor mediocampista que ha dado Corinthians; jugó los mundiales de 1982 y 1986 con la selección brasileña”

El Checo, quien probablemente no habría podido identificar a la República Checa en un mapa (aunque, honor a quien honor merece, sabía muy bien que Pavel Nedved era el mejor centrocampista de su época), mostró la típica sonrisa benévola de quien se sabe ganador: “Claro que sé quién fue Sócrates. También conocido como “El doctor”, Sócrates es el mejor mediocampista que ha dado Corinthians; jugó los mundiales de 1982 y 1986 con la selección brasileña”. Mi madre estuvo a punto de arrojarle el florero; pero se contuvo cuando expliqué que Checo tenía la boca llena de razón. Obviamente, mi madre jamás volvió a interferir en nuestras discusiones. Me gusta pensar que eso se debió a cierto respeto a nuestra altura intelectual.

El mejor antídoto para este estado de indefensión lingüística es, como todo el mundo lo sabe, el latín

La alusión a Sócrates me hizo pensar en el problema clásico del “arte de nombrar”. Normalmente solemos asumir, ya que el lenguaje es algo que nos precede, que las cosas tienen un “nombre” natural que les es, por ese motivo, el más apropiado. Pocas veces discutimos si tal o cual palabra resulta idónea para tal o cual objeto físico o mental. Pero, a veces, ocurre que la realidad nos presenta objetos novedosos para los cuales, obviamente, no tenemos una palabra adecuada. El mejor antídoto para este estado de indefensión lingüística es, como todo el mundo lo sabe, el latín. Uno de los ejemplos más conocidos es el de esas modernas cajas de plástico que, conectadas a una especie de televisión, funcionan como máquinas de escribir. Al no contar con un nombre, acudimos al latín. Les llamamos “computadoras” aunque su actividad vaya más allá de realizar una simple suma (“puto” es “sumar” en latín). Personalmente, me parece que “ordenador”, la solución ibérica a este dilema, resulta más adecuada. Pero, como mencioné antes, la lengua es algo que nos precede.

Como relata Borges en su cuento “El Golem”, la leyenda cuenta que los rabinos son capaces de dar vida a un muñeco de barro solamente con escribir en su frente la palabra precisa

Si hacemos un poco de memoria, recordaremos que este tema ya había sido dilucidado por los filósofos griegos. El Cratilo es, quizás, el “Diálogo” más extraño escrito por Platón. De manera inusual, Sócrates no debate incansablemente con algún ingenuo sofista; esta vez, Sócrates funge como árbitro de la discusión entre Cratilo y Hermógenes. El primero sostiene la teoría idealista (las cosas tienen un nombre ideal, es decir, verdadero); el segundo, la teoría pragmática (las cosas adquieren un nombre por consenso). Descendientes de Cratilo son, evidentemente, los pensadores místicos. Como relata Borges en su cuento “El Golem”, la leyenda cuenta que los rabinos son capaces de dar vida a un muñeco de barro solamente con escribir en su frente la palabra precisa. Los descendientes de Hermógenes, por su parte, resultan menos atractivos. Se trata de los lingüistas que, a partir del siglo XX, convirtieron esos estudios en una ciencia. La discusión, por tanto, no ha concluido.

Como señala Eduardo Galeano en Fútbol a sol y sombra, la historia del football es extraña: inventado en los colegios más aristocráticos de Europa, en Sudamérica alegraba la vida de personas que ni siquiera habían pisado la escuela

 

Unamos ahora a los dos Sócrates de esta historia: el filósofo y el futbolista. Dicha suma nos servirá para entender un problema actual en torno al “arte de nombrar”. A principios del siglo XX, Sudamérica se convirtió en el punto de llegada de miles de europeos. Entre los artilugios traídos al Nuevo Mundo se encontraba una pelota, la pelota con la se jugaba al football. Al principio, ese juego en el que los europeos perseguían una pelota fue objeto de burla y de asombro. Con el tiempo, fueron objeto de admiración y… finalmente, de expropiación. Como señala Eduardo Galeano en Fútbol a sol y sombra, la historia del football es extraña: inventado en los colegios más aristocráticos de Europa, en Sudamérica alegraba la vida de personas que ni siquiera habían pisado la escuela. Y de esa expropiación surgió la optimación: el fútbol más bonito del mundo nació cuando el juego fue aderezado con los movimientos de la capoeira o con los movimientos del malandro capaz de bailar en una baldosa. Pero esa “apropiación” no podía ser tal si no se manifestaba también como una “apropiación” lingüística.

Al parecer, entendimos que “goal” era una palabra ideal, si bien la modificamos un poco. “Goal” devino “gol” en la misma forma en que “ego” devino “yo: economía lingüística.

El ambiente del fútbol hubiera sido un tema idóneo para la discusión de Cratilo y Hermógenes. Al parecer, entendimos que “goal” era una palabra ideal, si bien la modificamos un poco. “Goal” devino “gol” en la misma forma en que “ego” devino “yo: economía lingüística. Pero, salvo esta idealidad, el léxico del fútbol incorporó palabras más apropiadas. El “goalkeeper” fue sustituido por “portero”. Sin embargo, este vocablo aún aludía a una “realidad” demasiado vulgar. Por ello, aquellos más preocupados por el lenguaje prefieren el mítico nombre de “cancerbero”.

Me gusta pensar que el Sócrates inventado por Platón estaría de acuerdo con estos nuevos vocablos. Después de todo, Platón tampoco pasó a la historia con su verdadero nombre (Aristocles). El fútbol, ese juego en el que ese otro Sócrates desparramaba elegancia e inteligencia, nos permite advertir que el “arte de nombrar” no es una cuestión exclusiva de altos legisladores. El lenguaje, si bien nos precede, también es nuestra creación.

 

 

 

Comments

Be the first to comment.

Leave a Reply


You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*