Posted by on 16 Noviembre, 2016

image_print

La Z que nos asusta

15719774356_0f49df4db0_zAl igual que en las máquinas de escribir antiguas, la Z ha sido parcialmente olvidada. No siempre se ha refuncionalizado por buenos motivos.

 

¿Cómo se concibe que una letra infunda miedo? En algunos lugares la Z asusta por su vinculación con el crimen organizado. 

 

Luis Ángel Rodríguez Bejarano

Además de ser un fonema fricativo interdental sordo (lo que sea que esto signifique), esta letra sigue seduciendo a muchos escritores que la piensan más allá de la lingüística; y, claro está, puede ser vista desde diversos lugares; por ejemplo, la historia nos dice que fue tenía la forma de un puñal. La z debió causar cierto temor en la gente.

Si bien para muchas personas sólo es una fuente de confusión con su hermana mayor la S (lo de la fraternidad se lo adjudico solamente por el uso), algunas otras la contemplamos desde lo poético, por decirlo así. Este texto es una colección de acepciones (en sentido connotativo y denotativo) de lo que implica esta letra y con la que espero más de uno, al menos, se sienta identificado.

La zeta como el último de la fila

Como el grupo de rock español de los 80 y 90. Esto alude a que la Z es vista como el final, lo peor y lo último; llevar la inicial del apellido paterno con esta letra implica, muchas veces, recibir en el colegio las notas después que todos. No es que se niegue la genealogía, es más una cuestión de ánimo, de prisa, de no sentirse ultimado. El reverso de esto es que si un orden alfabético se invierte (no es lo más usual pero pasa), entonces la Z aparecerá primero. De cualquier manera, y en este caso, la Z asusta.

La zeta como salvación

El mítico héroe de doble nacionalidad El Zorro, que marcaba sus actos buenos o malos (según se viera) con la primera letra de su nombre, provocó incertidumbre y placer en los hogares norteamericanos de principios del siglo XX. Con una clara vinculación social (Don Diego de la Vega era un mexicano acomodado en Alta California), el personaje se consolidó desde 1920 hasta las películas de Antonio Banderas. Por la actuación de este último, o bien por la figura del héroe en libros o películas, la Z asusta.

La zeta como ciencia

En matemáticas, representa el conjunto de números enteros. La primera letra de la palabra alemana Zahl (número) designa este grupo. Para los negados en estos temas, lo pongo más fácil: “Los números naturales (N) son los que usamos para contar elementos de un conjunto; por otro lado, tenemos los números enteros (conjunto Z) que surgen de la necesidad de descontar y están formados por los números negativos más los números naturales”, dice el portal academiajaf.com. Más claro, ni las explicaciones de los políticos. En su fragmentariedad o completitud, la Z asusta.

La zeta desde el crimen

Me encantaría continuar con ejemplos de cultura popular e inofensivos. Para los mexicanos, desde hace ya casi 20 años esta letra significa crimen, tortura, violencia, tráfico, drogas, extorsión…el cartel de los Zetas (fundado en 1998-1999) surgió como protección para Osiel Cárdenas, (entonces líder del cartel del Golfo de México). Reclutó ex militares entrenados en Estados Unidos y se mediatizó por sus métodos extremadamente crueles de tortura (cuyo final, la decapitación, es usual en una guerra que este año cumple 10). El origen del nombre no es del todo claro pues se relaciona con militares de alto rango, cadáveres o colores. Desafortunadamente, y en la realidad, la Z asusta, no debería existir y yo quisiera no haber escrito las últimas líneas.

 

Comments

  1. Javier
    27 Noviembre, 2016

    Leave a Reply

    Agrego una historia política con la letra Z, que la deja en un lugar más digno que aquel en que la ha puesto el cartel mexicano. En Grecia fue utilizada para recordar a un diputado asesinado, unos años antes del golpe de estado de 1967. Sus seguidores empezaron a graffitear Z en los muros, significando “vive”. Hay un libro llamado así, Z, escrito por Vassilis Vassilikos y una película de Costa Gavras basada en dicho libro.
    Pego aquí el final de la entrada de Wikipedia sobre esta película:
    En los créditos de cierre, en lugar de mostrar el reparto y el equipo de rodaje, se muestran las prohibiciones hechas por la Junta Militar. Entre ellas están: los movimientos pacifistas, el derecho a huelga, los sindicatos, el pelo largo en los varones, los Beatles, cualquier otro tipo de música moderna y popular, Sófocles, León Tolstoy, Esquilo, escribir que Sócrates era homosexual, Eugène Ionesco, Jean-Paul Sartre, Antón Chéjov, Mark Twain, Samuel Beckett, la sociología, las enciclopedias y la libertad de prensa. También prohibieron la letra Z, que aparece garabateada en la última imagen de la película como un recordatorio simbólico de que “el espíritu de la resistencia vive” (en griego clásico, ζει o zei quiere decir “vive”).

  2. Lengua Viva
    7 Diciembre, 2016

    Leave a Reply

    Muchas gracias por la información, Javier. El artículo pretendía mezclar ese lugar tan desagradable en que se tienen a esa letra gracias al narcotráfico con información en la que el peso fuera menor. Tu información me habría sido muy útil antes de escribir el texto, seguro habría sido parte de él. Muchas gracias por la lectura.

Leave a Reply


You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*