Posted by on 29 Septiembre, 2016

image_print

La palabra silenció los fusiles

160926_37_firmaacuerdopazEl presidente  y el líder de las Farc firmaron el acuerdo de paz la semana pasada con un ‘balígrafo’ durante un acto simbólico celebrado en Cartagena de Indias. / Efraín Herera – SIG

El lenguaje es uno de los elementos fundamentales para que los colombianos aprovechen la oportunidad histórica que ahora tienen en sus manos con la firma de la paz.

 

María Paula Laguna

“Nuestra única arma será la palabra”. Suena a lugar común y, sin embargo, es la frase que mejor anuncia el comienzo de una era. En Colombia se firmó la paz esta semana entre el gobierno y las Farc, la guerrilla más antigua del continente. Fueron casi 60 años de confrontación, 220.000 muertos, 21.900 secuestrados, 30.000 desplazados, 13.000 víctimas de minas antipersonales, siete millones de personas afectadas directamente por el conflicto… cifras y cifras que aún estamos tratando de entender, tal vez en vano.

Sí, se acabó la guerra, pero lo que sigue tampoco será fácil. ¿Cómo dejar de ver al otro como el enemigo?, ¿cómo creerle? Aunque prematuras, las respuestas a esas preguntas las empezaron a dar las víctimas que aceptaron hablar frente a frente con sus victimarios en La Habana. Quienes presenciaron la escena hoy coinciden en que escuchar esas historias, macabras, dolorosas, necesarias, fue uno de los momentos más conmovedores de los cuatro años que duraron las negociaciones. La palabra, de nuevo, aparece en el centro como el instrumento más poderoso y eficaz para acercarse y desarmar al otro.

Tan importante es que una vez que los delegados del gobierno y la guerrilla concentrados en Cuba llegaban a un acuerdo en alguno de los puntos de la agenda, podían tardar días en redactar un simple comunicado de prensa. “Era una labor muy difícil por el peso de cada palabra para las Farc y para nosotros también, hay que reconocerlo”, cuenta Humberto de la Calle, el jefe negociador del gobierno. Al final no es de extrañarse que hayan tardado todo este tiempo –desde 2012, cuando aceptaron sentarse en la mesa– para escribir de forma conjunta el texto de 127.410 palabras y 297 páginas que los colombianos tendrán que refrendar en las urnas este domingo 2 de octubre.

Tan importante es la palabra que una vez que los delegados del gobierno y la guerrilla concentrados en Cuba llegaban a un acuerdo en alguno de los puntos de la agenda, podían tardar días en redactar un simple comunicado de prensa.

Después de evaluar tantas palabras, de medir una tras otra para elegir la mejor, hoy resulta curioso que el proceso penda de sólo dos, sí o no a la paz. De ser aprobada, la clave de lo que se avecina también residirá en el lenguaje. Habría que empezar, por ejemplo, con evitar señalar al líder de la guerrilla (y autor de la frase inicial de este artículo) como alias Timochenko, sino llamarlo por su nombre de pila, Rodrigo Londoño Echeverri. Parece un detalle menor, pero ahí, justo ahí, en la minucia, es donde el enemigo comienza a transformarse en un interlocutor válido. Darle la oportunidad para que deje de ser sólo un guerrillero y pueda hablar de sus dudas, miedos y aspiraciones, igual que cualquier otra persona, es una manera de ampliar la mirada y de cambiar el lenguaje.

El «conflicto» es una palabra a la que todos, indistintamente de nuestra situación económica y social, crecimos acostumbrados a oír, pues como bien indicó el escritor colombiano Antonio Caballero en una columna reciente, la guerra se nos convirtió en un ruido de fondo, en un sordo dolor de muelas, “a veces con espasmos agudísimos, que no nos mataba (a los que no nos mataba), ni destruía el país de manera que saltara a la vista; pero no nos dejaba pensar en otra cosa. Repasen la historia de sus vidas”.

Como la de Caballero, la mía transcurrió en la ciudad. Hasta allí de vez en cuando llegaban rumores de que la guerrilla quería tomarse el pueblo donde habían nacido mis padres y todavía vivían mis abuelos. Lo más cercano que estuve de mirar el «conflicto» de frente ocurrió una mañana que falté al colegio para entrevistar a un muchacho desmovilizado de las Farc. Ahora sólo recuerdo que él era mayor; también sé que yo llevaba una larga lista de preguntas impresas en una hoja. Creo que no alcancé a hacérselas todas, pero lo que no se me olvida es la sensación de ir perdiendo el miedo. Crecimos en mundos distintos y, aún así, tendimos un puente entre los dos mediante el diálogo. Sí, al final la palabra ganó la batalla. Y no hay lugar común más cierto, hermoso y emocionante que ese.

Posted in: Cosmovisión

Comments

Be the first to comment.

Leave a Reply


You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*