La palabra más ofensiva de México

La palabra más ofensiva de México

Noticia_20150929_Oldies_Pirrurris“El Pirrurris”, personaje del comediante Luis de Alba, era un  individuo de clase alta que se burlaba de los pobres, de los de mal gusto, de los “nacos”.

La palabra mexicana «naco» se inserta en los usos y significados populares de manera distinta a lo encontrado en los diccionarios.

 

Luis Ángel Rodríguez Bejarano

Desde el título, el lector de este artículo busca en su imaginario cuál es la mentada palabra en México o en otros países. Siempre relacionamos, tratándose del lenguaje, el injurio con las malas palabras (entiéndase, groserías). En algunos continentes lo peor puede ser la mención peyorativa de la madre, el padre o la familia; en otros, la ofensa a una divinidad, territorio o equipo de futbol. Rara vez nos preocupamos por lo que se dice a los demás, a los otros, al otro.

En este sentido, la palabra mexicana «naco» se inserta en los significados populares de manera distinta a lo encontrado en los diccionarios, al menos en el de la RAE, el de mexicanismos y del náhuatl. En el primero, se le relaciona con el tabaco, pasando por el puré de papas en Colombia, hasta el excremento en países como Uruguay; finalmente, se registra como una voz derivada del pueblo totonaca (aunque no se da por cierta por la aparición de «quizás»). En el segundo, el destacado lingüista José Moreno de Alba, se adhiere a la acepción que proviene del pueblo indígena y agrega que alguien es naco por impreparado, tonto y con mal gusto. En el tercero se vislumbra una posible relación con el náhuatl y su uso desde la guerra de Independencia como desarrapado. Para un mexicano nada de esto es nuevo.

Desafortunadamente, por ejemplo, una búsqueda rápida de imágenes de esta palabra en Google es clara. En primera instancia, personas morenas, de baja condición social, con rasgos indígenas, que ignoran que cometen errores de moda, con ropa, bolsas o calzado falsos; además, el concepto se relaciona con aficionados de uno y otro equipo de futbol. Sea cual sea la que se vea, el uso peyorativo destaca.

Muchas de las personas que utilizan este concepto peyorativamente lo hacen desde la visión de “El Pirrurris”, aun cuando la presencia del personaje no sea tan visible por el menor consumo televisivo.

Hay dos aspectos que son interesantes en estos datos. Destaca, en primer lugar, que naco no es una grosería, aunque es una palabra que ofende. En segundo lugar, hay una diferencia entre lo registrado en los diccionarios y lo visto en internet. Sobre esta segunda idea hay un dato más: en periódicos lo naco que se establece en nuestros días proviene de lo que se llamó Literatura de la Onda[1] que registraba el slang de la juventud mexicana de los 60 y 70. En este sentido, y más allá de la capacidad lectora de la sociedad de este país, en realidad se establece debido al cómico Luis de Alba en el programa “El mundo de Luis de Alba” (con gran popularidad entre 1978 y 1981), específicamente con “El Pirrurris” (que tuvo su propio show “El Pirrurris presenta” en 1988 y que regresó en 2004): un personaje de clase alta que se burla de los pobres, los de mal gusto, los “nacos”. Por lo tanto, utilizar la palabra es el ninguneo de una clase social a la otra; su uso está determinado por el “no eres como yo”. En realidad, El Pirrurris nunca se ha alejado de la sociedad mexicana: es aspiracional.

Muchas de las personas que utilizan este concepto peyorativamente lo hacen desde la visión de El Pirruris, aun cuando la presencia del personaje no sea tan visible por el menor consumo televisivo. Esto nos dice mucho de la lengua; no sorprende que la televisión influya en la sociedad sino que esa sociedad, que ya no ve este medio como hace 40 años, mantenga el significado. El poder del lenguaje se establece, en este caso, para ofender, y va más allá. Desafortunadamente, que la sociedad tenga divisiones no es nuevo; lo es que una palabra arroje alguna luz sobre ese clasismo.

 

___________________________________

[1] Es tipo de textos se dieron en la década del 60 y 70 y se caracterizan por el reto a la autoridad, los problemas y preocupaciones de la juventud en la época de la Guerra de Vietnam y su relación con las drogas y el sexo(http://www.elem.mx/estgrp/datos/39).