Posted by on 27 Abril, 2016

image_print

La creación a través del lenguaje

6904556928_5b68d66de6_z

 

Las palabras no sólo nos permiten referir al mundo: de algún modo, al nombrar las cosas, también creamos una realidad.

La literatura es un símbolo del acto creativo. Octavio Paz resalta esta función de inventiva a través de las palabras e incluso va más allá: para él, el autor funciona como un dios.

 

Luis Ángel Rodríguez Bejarano

Cuenta Octavio Paz, a través de su poesía, que la palabra es simultánea a la creación; es decir, que el hombre no puede hacer existir las cosas si no es por medio de la oralidad o bien, la escritura; esto es, dándoles nombre. Para el autor, el gusto, el tacto y el oído, al menos tratándose de poesía, no son suficientes para crear. Discurre, a lo largo de Libertad bajo palabra (su poemario más ambicioso), sobre el poder de la expresión y cómo ésta logra unir elementos que, en otro momento, serían dispares. Por esto, parece relevante acercar en un texto la esencia de la poesía, y de la comunicación humana, con ejemplos de una obra marcada por la constante búsqueda.

En la obra mencionada líneas atrás, el autor tiene ocho versos que destacan sobre los demás:

Palabra, voz exacta

y sin embargo, equívoca;

oscura y luminosa;

herida y fuente: espejo;

espejo y resplandor;

resplandor y puñal,

vivo puñal amado,

ya no puñal, sí mano suave: fruto.

Sin querer entrar en los dominios de la interpretación, lo que hace el poeta parece simple: inaugura ideas, una avalancha de objetos aparecen y se desenvuelven para explicar que sí, que Paz, de una vez por todas, crea objetos-concepto, signos. El escritor empeña su palabra, dicta, explica y moldea. También retorna, da vueltas, se escapa, vuelve como un amante celoso y al final, nos rescata.

En una sociedad donde la gente ya no confía en el otro (aún cuando, por decir algo, viva con él), la palabra une para mostrarnos como personas que protegen la amistad.

Otra forma de creación con el lenguaje es la que inaugura la confianza entre dos personas Paz, en su juventud, habló sobre la falta de compromiso social y su equivalente en la palabra. Nos dice que en una sociedad donde la gente ya no confía en el otro (aún cuando, por decir algo, viva con él), la palabra une para mostrarnos como personas que protegen la amistad.

Otro escritor, Alejandro Rossi, a propósito de Paz, menciona que un amigo es aquel que sabe lo que estamos pensando sin siquiera decírselo. La comunicación entre estos dos autores es equivalente a la que se establece entre el libro y el lector. Para Rossi, la confianza no se determina con la palabra, pero ésta sí hace a aquella visible a los demás.

Una obra puede adivinar nuestros deseos y la palabra es el mejor y más hermoso medio posible para ello

De las creaciones descritas se puede deducir, entre otras cosas, que las asociaciones entre el escritor, la palabra y el lector son inimaginables; la comunicación establecida entre nosotros y la obra puede asimilarse a la amistad con una persona especial. El lector puede estar seguro de que las sentencias bien elaboradas no se deshacen y no se equivocan. Una obra puede adivinar nuestros deseos y la palabra es el mejor y más hermoso medio posible para ello.

 

 

Comments

Be the first to comment.

Leave a Reply


You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*