Posted by on 29 Mayo, 2018

image_print
¿Cuántas novelas habrán alcanzado en la historia el grado de excepcionalidad y la característica de universalidad que tiene El Quijote?

El 1 de junio de 2018 comenzará el movimiento tuiteraio #Cervantes2018, que intentará crear un espacio virtual para la reflexión en Twitter sobre El Quijote de la Mancha.

 

Fernando Cruz Quintana

¿Tras terminar de escribir su obra cumbre, Miguel de Cervantes habrá vislumbrado el éxito que su El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha tendría en todo el mundo? No sólo en el ámbito de la lengua castellana ni en los años posteriores a su publicación se ha enaltecido la importancia literaria de esta novela. Las valoraciones positivas en torno a ella han sido un eco constante que a lo largo del mundo y del tiempo reafirman que se trata de una genialidad del espíritu humano. Ese impulso de celebración está a unos días de continuarse vía redes sociales, con lo que El Quijote habrá dado un salto abismal hacia el futuro (nuestro presente), representado por las tecnologías digitales y las redes sociales. A punto de dar este brinco, resulta enternecedor saber un poco de las vicisitudes que esta obra tuvo que atravesar en sus primeros viajes por el mundo.

En su Maravillosa Historia del español (2015), Francisco Moreno Fernández relata las peripecias que probablemente sufrieron los primeros ejemplares de El Quijote tras su llegada a América. Provenientes de Alcalá de Henares, en 1605 el librero Juan de Sarriá (padre) trasladó —en burro— hasta el puerto de Sevilla 61 cajas de libros, entre las que se contenían alrededor de 70 ejemplares del Quijote. De ahí partirían en una embarcación bautizada como “Nuestra Señora del Rosario” a Portobelo, Panamá, con una escala en Cartagena de Indias.

¿Tras terminar de escribir su obra cumbre, Miguel de Cervantes habrá vislumbrado el éxito que su El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha tendría en todo el mundo?

Visto con la ventaja temporal del presente, conmueve conocer cuál fue la empresa del traslado físico de libros de un continente a otro. Pero si el viaje transoceánico resultaba en sí mismo una audacia, el derrotero de los primeros Quijote en América no fue menor. De este lado del mundo, Juan de Sarriá (hijo) movió —en mulas—las 61 cajas a lo largo de la costa pacífica de Panamá. Este trayecto, relata Moreno Fernández (y coincide con el hispanista estadounidense Irving Albert Leonard), no fue en ningún momento sencillo y provocó que muchas de las obras se mojaran y estropearan. Afortunadamente, de esas pérdidas sólo una correspondía a la famosa obra de Miguel de Cervantes Saavedra.

Poco podrían prever los Sarriá sobre el futuro del Quijote cuando lo transportaron con los medios de la época en aquel viaje transatlántico y a lo largo de un buen tramo de América. El trato que estos libreros dieron a la obra probablemente era el mismo que hubieran tenido para cualquier otra de la época. De igual manera que con su traslado físico, llevó tiempo para que la novela se afianzara en el lugar de privilegio que ostenta. Como todo trabajo visionario, la incomprensión, el rechazo a lo novedoso, o la multiplicidad de temas contenidos en él probablemente retrasaron su consolidación.

Hoy en día, lo hayamos o no leído, probablemente tengamos conocimiento de alguno de los pasajes, personajes o trama de El Quijote, o cualesquiera otra circunstancia a su alrededor. Desde las opiniones más sesudas e informadas, hasta los comentarios inmersos en el desconocimiento y la incomprensión tienen algo que decir al respecto (baste como muestra este texto que discurre y no profundiza en el tema).

La crítica, el análisis y la opinología en torno al Quijote tendrá en 2018 un nuevo capítulo: la novela cervantina alcanzará el ámbito de la virtualidad y —muy probablemente— la viralidad cuando a partir del 1º de junio en Twitter se comience a utilizar el hashtag #Cervantes2018. La propuesta pertenece al escritor y docente Pablo Maurette, quien antes ha realizado este tipo de movimientos “tuiterarios”. En enero de este mismo año se utilizó el hashtag #Dante2018 durante 100 días, en cada uno de ellos se comentó o se compartió cualquier información referente a cada uno de los 100 cantos que componen La divina comedia.

Criticada por los puristas de la formalidad y la defensa del aura de solemne que en ocasiones recubre al fenómeno literario, la propuesta podrá parecer banal y un ejercicio que no trasciende a la curiosidad. En otro extremo, esta iniciativa se presentará como completamente innovadora y revolucionaria. En un tono más mesurado, pero que alienta la participación, en Lengua Viva queremos ser partícipes de la reflexión viral que en tan solo unos días acontecerá en torno al Quijote.

La propuesta #Cervantes2018 pertenece al escritor y docente Pablo Maurette, quien antes ha realizado este tipo de movimientos “tuiterarios”.

En pleno nuevo milenio, la reflexión en torno al Quijote se adecuará al lenguaje sencillo y directo de 280 caracteres. La participación propuesta por Pablo Maurette indica que debemos utilizar el hashtag #Cervantes2018 y comentar sobre cada uno de los capítulos del Quijote, uno por día, empezando desde el 1º de junio de este año. Esa es la cita y la directriz; ampliemos la participación de este movimiento tuiterario y juzguemos posteriormente su existencia. A más de 400 años de haber emprendido su viaje hacia el continente Americano, el Quijote regresará a todo el mundo por los caminos de la informática y los movimientos virales de las redes sociales.

 

 

Comments

Be the first to comment.

Leave a Reply


You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*